La Iris Chacón de Edra Soto: The Devil is in the Details

La Iris Chacón de Edra Soto: The Devil is in the Details

En su nueva serie The Greatest Companions Edra Soto pinta de forma contundente y segura la escencia de Iris Chacón. No es la primera vez que Soto toca el tema de la Vedette de América, anteriormente lo hizo indirectamente con una serie de objetos encontrados, repujados, esculturas e instalaciones dedicadas a la revista farandulera Teve Guía. La diferencia es que en esta ocasión la artista no se enfoca en la imágen sensual de materiales de promoción de la figura pública sino que ahora, se enamora de los espacios falsos/faux de los escenarios y los detalles decorativos en los trajes de sus bailarines. Por ejemplo, la cara de Iris Chacón esta usualmente cubierta con un smudge de pintura o una máscara de gorila-máscaras que a su vez son usadas por sus bailarines. En realidad no es importante ver la expresión facial de la Chacón, lo que si debemos entender es su entorno, el que logramos enfocar de forma asimétrica a 'la Tolouse Lautrec.

Tuve el privilegio de ver los pequeños gouaches y les puedo admitir que son misteriosos- en ellos La Chacón se ve trinca, congelada, como luchando con el fondo en vez de bailar libremente. Se nota el trabajo aspero sobre la superficie y se siente la marca de la artista. La composición del espacio es trabajada con gran audacia, los detalles delicados en la cabellera de los bailarines, vestidos como gorilas (o son gorilas que bailan imitando hombres) es magistral. Los colores son frios y de mezclas espesas directas de la paleta reconocida de Soto : azulados transparentes, tuquesas menta, anaranjados setentosos, púrpuras neutrales y verdes brilantes.

Con esta serie la Chacón no es más grande que lo que la rodea. No es un homenaje, tampoco es la metáfora melancólica de una mejor época en la televisión local. De lo que estoy seguro es que Soto le da énfasis a los personajes secundarios y a la utilería (a la cosa formal) y a la historia desconocida que complementa el éxito de la Chacón. Soto se fija en los detalles que son llamativos a nuestra generación. Como cuando erámos niños, sentados con nuestra familia frente a la tele, mirando sus nalgas temblando como terremoto.  Entonces no entendíamos los estereotipos  sexistas ni abusivos, y nunca sentimos culpa ajena, solo admiración por asociación.

The Greatest Companions se ha presentado en Chicago y seria un pecado mortal que Puerto Rico perdiera la oportunidad de ver el trabajo de Edra Soto en su mejor momento.


\