La mosca en el ungüento artístico de la diáspora boricua



aprieta la imágen para ver en grande



Publicado en la revista Contratiempo
Chicago
mayo 2009
editado por Rafael Franco

Cataño Distrito Cultural (2008)




Cataño Distrito Cultural
18 intervenciones publicas
13 abril, 2008
frente maritimo en Cataño

"Cataño Distrito Cultural," uno de los eventos más esperados durante Circa, no llenó las espectativas. En primer plano se puede reponsabilizar la falta de organización y rotulación adecuada de los happenings e instalaciones presentados en el raquítico frente marítimo. Muchas de las piezas no estaban terminadas al momento de nuestra visita, otras no funcionaban adecuadamanete. La gran mayoria se confundian con la arquitectura depresiva y sucia de lo que parece ser un pueblo fantasma, abandonado luego de un huracán. Fue decepcionante ver como los locales no se dieron cuenta de que lo que les rodeaba era arte. Ese "arte" se supone interactuara con ellos, que mejorara sus condiciones de vida, que sirviera de enseñanza o de servicio.
Chemi Rosado - Seijo y su libreria rodante

El gran problema de "Cataño Distrito Cultural" es que parece un refrito de alguna idea sacada del panfleto utópico, tipo Whitney- Marxista,  del grupo noventoso de Michy Marxuach. Si algo aprendimos de los eventos M&M Proyectos  es que la burguesía y la clase acomodada falla cuando con un artífice de buenas intenciones, no instituciones sociales, tratan de ayudar a los menos favorecidos-- esos que ellos asumen tienen problemas.

Lo que puede ser  interesante  para nostros (la gente del arte) no lo es necesariamente para esa gente  "de pueblo." El que un artista trabaje con materiales encontrados (basura) no significa que "el pueblo," que vive rodeado de esa misma basura, encuentre lo sublime al interactuar con esa obra.

¿De qué le sirve  al pueblo la biblioteca de Chemi Rosado-Seijo cuando los libros en la misma son catalogos de la colección de Michy Marxuach? ¿Por qué la presentación tiene que ser un carrito modificado, viejo y asqueroso de helado,  bajo un calor infernal que no invita ni a un perro sato? ¿No se merece "el pueblo" algo mejor, funcional y sublime sin que se le recuerde que estan al nivel de la basura --sin que se le estruje en la cara su origen honesto?  ¿Cómo se supone la vida del pueblo se enaltezca con tereques y obras idénticas a los espacios públicos que ocupan? ¿Qué de la belleza? ¿A qué se supone aspire "el pueblo" al ver las obras?

¿ Qué nuevo aprendimos los visitantes sobre Cataño?

La ironía es que las fotos de esas piezas luego las colocamos en catalogos bien diseñados, bonitos y alterados en photoshop-- no representativos del evento real--con una larga explicación /statement del proceso de creación. Luego, "curadores a control remoto," (los mismos que curan por internet a través de jpegs enviados por alicates amigos en la isla) en búsqueda de todo lo exótico se aprovechan de esas imágenes pre- empacadas y las incluyen en alguna bienal (a larga distancia) para rellenar la cuota del token Latino. Por allá, esos curadores aprovechaos y a control remoto, hablarán e inventarán en foros elitistas de los problemas que aquejan a estas comunidades y de como el artista token logró cautivar a esa audiencia de indios ignorantes--"el pueblo."  Claro, todo este proceso no es científico; se da sin pruebas, ni datos, ni estadisticas, ni anécdotas. Para colmo, el artista nunca regresa a estos lugares, a menos que sea a comprar pasto. 

A pesar de sus grandes fallos, "Cataño Distrito Cultural" tuvo algunos aciertos. Por ejemplo: el colectivo W&N trabajó por una semana, con estudiantes de una escuela elemental, alterando y reciclando banners publicitarios presentados en la plaza del poblado. Frances Gallardo logró llamar la atención a una fachada extraña ( tal vez clásica y muy tacky ) de una casita amarilla que esta en medio del poblado. Gallardo, una de las artistas de la isla más sobresalientes este pasado año, cubrió el contorno total de la casa de cemento con una serie de líneas entrecortadas que la hacian parecer frágil-- como hecha de papel. La antena de gran formato en PVC de Rafael Miranda me gustó por su calidad escultórica y su sentido de humor referente a la creatividad de nuestro "pueblo" para recibir una señal robadade cable TV.

Para la próxima los organizadores deben analizar como sobrepasar las aspiraciones de la escuela de Michy Marxuach y aplicar nuevas tácticas, herramientas y formas para llegarle al pueblo sin ser condesendiente ni ofensivo.

Pedro Vélez




Joel Weinstein con una obra de Alana Iturralde en Cataño


detalle de callejón sucio en Cataño ubicado al lado de la bilioteca municipal y uno de esos banners que tanto nos rodean


propaganda política exagerada en Cataño


algo parecido a la propaganda política por Brian Torres 


Marielis Castro oda al Tropicalismo (sin lo original)


la famosa pirámide en abandono


antena de Rafael Miranda en un chinchorro 


W&N


banners intervenidos por estudiantes en colaboracion con W&N

distribución gratuita de panfletos informativos y condones por Alana Iturralde

fachada itervenida por Frances Gallardo 



por Pedro Vélez

Jacob Marchosky en Galería 356 (2008)



Whole-O-Gram Jacob Marchosky


detalle



Avisible
(Miguel Angel Ramos, Manuel Rodríguez, Jacob Marchoski, John Ramos)
at Galería 356
abril 2008


A Jacob Marchosky lo hemos conocido como el secreto mejor guardado de la escena del arte. Algunos lo llaman "la mano detrás del trono" ya que es el artista al que otros artistas conjuran para que sirva de asistente, ingeniero y empacador de piezas complicadas. Inclusive, cuando Marchoski ha formado parte de exposiciones colectivas su nombre no se menciona, o no se vé en las invitaciones, ya que bajo sus ordenes su crédito debe ser "invisible,"-usualmente es un espacio vacio en la lista de artistas.

Es por eso nos provoca gran satisfacción haber tenido la oportunidad de disfrutar una serie completa de sus trabajos escultoricos como parte de la colectiva Avisible en Galería 356.

Marchoski emplea trucos dignos de un mago o científico. Su trabajo hace referencia a la nanotecnología, la ciencia popular, la ciencia ficción, el ESP y la percepción recurriendo a elementos del arte Kinético aplicado en formas esculturales frágiles, diminutas y hechas en casa. Sensores y poleas que no vemos, pero que nos atrevemos descaradamente a imaginar son de construcción sencilla, producen movimiento de objetos y luces dentro de cajas y vitrinas miniaturas. Algunas parecen escenarios para un circo de pulgas. 

En Wishing Machine el espectador oprime un botón que provoca que una luz se encienda y que un hueso de la buena suerte se levite y de vueltas en su eje- algo muy parecido a un "peep show." Pero lo bueno de Wishing Machine no es solamente el truco visual sino que el artista reemplaza la casualidad por la causalidad. Siempre y cuando el dueño de la máquina apriete el botón podrá pedir un deseo cuando se le antoje.


Title Sheet consiste de los títulos de todas las piezas de Marchoski
pintados sobre una malla fina de polyester.


 En un performance autorizado por Marchoski, Jesus "Bubu" Negrón ataca con una navaja a Title Sheet abriendo así, como si cayera el telón en un teatro, su presentación.


Reglas debajo de la Mesa Jacob Marchosky




Wishing Machine Jacob Marchosky



También en Avisible Untitled de John Ramos. Una pared- laberinto de papel hecho diestramente a mano, que hace referencia a cortinas de teatro. En este caso decora y esconde la vitrina principal a la entrada de Galería 356. 


por Pedro Vélez