Yo Soy Calle 13




Yo Soy Calle 13


¡VÁLGAME!

¿Qué se supone que haga un ser pensante ante la situación en la isla? ¿Cómo confrontar la mediocridad en cada renglón del sector ejecutivo y legislativo del país? El gobierno es una hidra de múltiples cabezotas pero nacarile de espina dorsal.

He estado por pegar el grito en el cielo todos los días por lo que va del año. He querido, por ejemplo, denunciar el prejuicio de la susodicha ley de veda al alcohol, el cual le brinda en bandeja de plata el mercado del consumo del alcohol a las grandes cadenas hoteleras y a la industria turística a costa de los negocios locales y ejerciendo presión al consumidor local para que desembolse aún más cashimiro por ventas. ¿Esta ley de verdad regula la venta de alcohol, o simplemente la hace más cara para los que RESIDEN en la isla?

También he querido berrear en respuesta a las paupérrimas declaraciones del Rodríguez Ema (otro hijo de puta), o de Juan Carlos Zapata (otro hijo de puta) o de la Juventud Estadista (órgano de hijos de puta) o la pusilánime presentación de Flojuño (sendo -sic- hijo de la Gran Puta a la cuarta potencia) con el leña ése de Ramos en Univisión. También he querido maldecir las afrentas violentas por parte de las autoridades (los hijos de putas con pistolas y macanas) contra la clase artística del país (como Producciones Cabeza), o comentar las declaraciones infinitamente soeces de Santini (cocainómano hijo de puta al que ví sudar frío cuando dizque fungía de legislador y enviaba a sus asesores a la Perla a capiar – a los que ví con mis propios ojos porque yo sí he sido tecato y periodista a la vez – y el que no me crea que la Cámara era un club de periqueros y peperos, que le pregunte al otrora presi del club, Misla Aldarondo, que también sabe y encima cayó por usar fármacos para aprovecharse de las amigas de su hija de escuela superior – ése es el tipo de político que es Santini)… [El inigualable K. Mead, editor extraordinehr, me corrigió: a Misla lo metieron preso por metérselo a su propia hijastra por añosss.]

Pero el párrafo anterior hace una cosa patente: son demasiadas las cabronerías y el panismo que se reparte los fondos de ‘desarrollo’ del país entre la clase dirigente de la isla. Está cabrón. Todos los días. Como si trataran de que la gente olvide las anormalidades de ayer cometiendo aún mayores despliegues de troglodismo. La lógica y la razón no funcionan con gente, si así se les puede denominar a estas criaturas, como Flojuño, Big-Brother wanabí Rodríguez Enema y bichote en ciernes Santini.

No, simplemente no parecen tener la disposición, ni la capacidad, para el diálogo. Los anormales en el poder llevan viendo al clan Bush hacer y deshacer en los iunayted esteyts y ahora quieren jugar con los gringos en su cancha. Pobrecitos. Si supieran que acá no van a ser más que otro second class citizen más. ¿Por qué será que la gran mayoría que venimos acá siempre regresamos? Pero bueno, eso es harina de otro costal

YO SOY CALLE 13

Entonces, el mejor argumento que tiene esta recua de parásitos vendelotodo y a todos al mejor postor (supongo que ese es el american uey, vender hasta los clavos de la cruz), es la hipócrita indignación ante las palabras más francas que se han emitido en todo este asunto. A René lo conozco personalmente. No seremos amigos desos que digan pero que bruto que muy amigos son, pero he conversado con soltura y a calzón quitao con el tipo. Tal vez Max Resto tenga razón, no habrá sido la decalaración más acertada ni la de más gracia, pero lo hizo de corazón y CON BUENAS INTENCIONES. ¿Cuántos de nosotros no hemos querido tener dos minutos en televisión para gritar y berrinchear y descubrir a los vampiros de la banca y el desarrollo de cemento de la isla? ¿Qué pasó, será que Flojuño, luego de ir al congreso gringo y no poder meter la cuchara, resiente no poder cagarse en la madre de quien le salga del forro on nashonal tiví? Pues debió meterse a rapero o reguetonero. Es evidente que talento no tiene ni para gobernar, ni siquiera para mentir, talento harto abundante entre su clase política.

Si por mí fuera, le daba la gobernación a Residente y metía a Flojuño en Calle 13 como Representante (Sin Voto). Al país le iría mejor y sería más fácil despachar a Calle 13. En lo personal, opino que la susodicha agrupación sólo cuenta con un par de aciertos musicales de corte colaborativo. Pero Residente ahora es mi ídolo, me guste la música de Calle 13 o no. Yo soy Calle 13, y punto. Y a Juan Carlos Zapata, del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico, le pregunto: ¿Y tú qué has hecho? ¿Quién tú eres? ¿Te has gugleado recientemente? Que me explique en que parte de la ley que establece la Copep se le pide a ese colegio (que por mí que lo disuelvan como hicieron con el colegio de abogados) que vele que “la proyección de los artistas no sea bochornosa”. ¿Dónde encuentra él la autoridad para hablar en nombre de los puertorriqueños, del gobernador y de la clase artística del país?

La única encomienda que tiene el Zapata imbécil ése (hijo de la Gran puta que es), y cito la ley, es la siguiente: “…para proteger y promover a artistas y productores en Puerto Rico”. Más nada. Si alguna declaración pública le compete al meconio de Zapata es proteger el derecho de Residente de tener escenarios en Puerto Rico donde presentar su arte. O sea, que debería de arremeter contra Santini, y se acabó. Si no puede, pues que lo saquen, como siguen sacando empleados públicos.

(http://www.lexjuris.com/lexlex/leyes2005/lexl2005113.htm)


SOLUCIÓN

No se puede seguir hablando con gente que no utiliza la razón ni la mente. Lo que quieren es dinero a toda costa y pavimentar la isla completa para hacerla una simple atracción turística, creyéndose que si se la regalan a los grandes intereses, la Estadidad entra colá. Pues temo informarles que no es así. Que la discusión sobre el estatus es lo que le permite a los grandes intereses amasar fortunas mientras nosotros nos insultamos, nos entramos a macanazos y perdemos el tiempo decidiendo algo que en términos legales, le compete al Congreso gringo decidir. Olvidémosnos del gobierno local, dejémos de reconocer su autoridad y apelemos directamente a la pólvora o al Congreso. La decisión es de nosotros.

Repito, Pólvora o Congreso. Por mi parte, siempre tuve cierta proclividad por los polvos, así que mi voto ya está hecho…


rafvs
Huevo Crudo Global
ostiamundo.blogspot.com