Island on the verge of a nervous breakdown

¿Cómo se afecta la producción del arte y las instituciones culturales de nuestro país con las acciones de nuestros gobiernos ineptos?

Por espacio de 10 años me he formulado y contestado esta pregunta en diversas revistas especializadas en arte. Lo he hecho en inglés (dado que esas publicaciones tienen base fuera de la isla y el público que las devora es uno internacional), eso no me hace menos Boricua que tú.  Gracias a que se ha revolcado el avispero, me parece relevante repasar algunas de esas lecturas con ustedes. Podemos aprender mucho de nuestros errores y también apreciar-- desde la distancia que nos da el tiempo-- como el terreno siempre estuvo fértil para el abuso y la desmantelación de nuestras instituciones culturales. No pretendamos ahora actuar sorprendidos con la política Neo-liberal desenfrenada que ha implantado Fortuño, culpemos nuestra indefencia y cobardía ya que es la única constante. Ahora hagan el rompecabezas:



Caso #1
Lo que mucho que logró Willie Miranda Marín por el arte y la cultura--sin casi depender del gobierno central-- esta a punto de desaparecer gracias al fanatismo y las batatas políticas. Sí, Martorell es la batata mayor:


Caso #2
El Estado (Jorge Santini + MAPR+Petrus) compró a los grafiteros con Graphopoli --y se jodió la libre expresión:
Puerto Rican Sun : El Gaffiti vs el Estado


Caso #3
El Fortín vs Paseo Caribe y como al final todo sigue impune.

Caso #4
Surgen los "blogeros" ante una prensa copy- paster, trivial y payolera (o la reacción en contra de Mario Alegre y el Día)
Absurdo


Caso #5
La Trienal corrupta, la difícil tarea de ser crítico en la isla y la debacle del ICP:
Puerto Rico is Hardcore