La burbujita payolera de Tatiana Pérez Rivera y el Nuevo Día

cita de William Powhida en artículo de Damien Cave NY Times, diciembre 6, 2009



Christopher Rivera en el booth de 356, NADA
foto en The Fractal

Notas sobre algunas de las cosistas que Tatiana decidió editar, olvidar y payolear:


1. Myritza Castillo cita --sin dar referencia-- a William Powhida  y Tatiana, como la reportera cultural cajita de pollo que es, no se da cuenta.
2. Tatiana decide no preguntarle a Petras sobre el regaño que se llevó de parte del director de la feria Scope, ni de la escena dramática/ histérica entre ella y su "curador" Ralph Vázquez. La presencia de Petras fue bochornosa, una quincaya amateur tipo venta de pasillo en Plaza las Américas y, el hazme reir del fin de semana...no entendemos porque el Día se empeña en darle foro...por mi madre que debe ser la payola. La Petras también dice que se gastó sobre 35,000 pesos largos. No entiendo en que feria fue que los gastó porque en Scope no es...si algo, lo más que se pudo gastar en esa feria, con ese booth tan pequeño, son 17,000-20,000. Que cosa, la gran institución del arte de Puerto Rico no vendió. By the way, alguien le puede refrescar la memoria a Petras y explicarle que Galería Comercial y Punto Gris rompieron esa barrera del mercado internacional hace años participando exitosamente en las ferias de Basel, MACO y NADA. Petras no representa de manera alguna a la escena del arte; ella se representa a si misma y sus artistas...esto del arte no es lo mismo que las olimpiadas ni la política partidista del pais.
3. El entrelineas del comentario de Angel Otero es el siguiente: que la galería que lo representa  (Kavi Gupta) no le quiere vender a los coleccionistas mazetas de la isla...obviamente. Me parece super si recuerdan las pachotadas  de estos por aca durante NEXT.


4. Felicidades a Michelle Fiedler de 356. En especial a Yemayá, que estan empezando en esto y so far... so good. Recuerden que Scope es una feria de tercera, la próxima participación debe ser en Pulse, Nada o Basel...la movida es hacia arriba, no hacia los lados ni hacia abajo.

5. Tatiana decide hablar con Melvin Martínez y no con Arte Foundation...que raro, ya que Melvin no es galerista y Arte Foundation fue la única de todas las galerías boricuas en recibir la atención de la prensa internacional. Ver Artinfo. 




"The Arte Foundation from San Juan, Puerto Rico had curated for its booth a provocative show called “Reality Check” — but as of Wednesday afternoon, it hadn’t led to any check-writing. The organization’s Raimundo Figueroa was hoping an institution would show some interest in Dominique Rousserie, whose work the Centre Pompidou bought recently, but stressed that he couldn’t afford to be too picky. “We need to sell,” he said."
Para más información objetiva y crítica (aunque Lilliana Ramos Collado no lo quiera aceptar) sobre las ferias en Miami visiten : The Fractal y MSA . Nuestros blogs reportaron en vivo todo el fin de semana...y sin payola.





Por Tatiana Pérez Rivera / tperez@elnuevodia.com
  Se tambalea. Hace malabares mientras camina por la cuerda floja, pero el mercado del arte se niega a desplomarse ante los malos tiempos.
“La burbuja del arte nunca se rompió, sólo es más pequeña”, opina la artista puertorriqueña Myritza Castillo quien asistió a la feria de arte contemporáneo NADA que tuvo lugar en Miami, paralela a la edición 2009 de Art Basel en dicha ciudad.
“Los íconos del arte que vendían un millón quizá vendieron $500 mil y todavía es mucho”, opina la artista que bajo el booth de Galería 356 presentó una instalación que incluía una maquinilla en la que el público contaba anécdotas de la feria.
La mayoría de los entrevistados coinciden en que la gente miró y compró... aunque tímidamente.

“A mí me fue excelente”, dice, de otra parte Michelle Fiedler, propietaria de Galería 356, la cual junto a sus artistas Elsa María Meléndez y Christopher Rivera asistió por primera vez a la feria NADA.
“Vendí más o menos lo que esperaba y a clientes nuevos de Estados Unidos y Europa. Como no sabía qué esperar superó mis expectativas. Lidiamos con artistas jóvenes así que los precios eran bastante accesibles, las más caras llegaban a los $6 mil”, agrega Fiedler.
Ésta agrega que de conversaciones con otros galeristas en la feria y de los boletines que los organizadores de la misma emitían tuvo la impresión de que “las cosas mejoraron un poco”. “Ellos mencionaban que había un incremento en ventas con respecto al año anterior; se estaba pareciendo un poco más a lo que era antes”.
“A nosotros nos fue bien, pero no como esperábamos”, comenta Gretchen Ruiz, propietaria de Galería Yemayá, quien llevó a Scope Art Fair obra de los artistas Jorge “Rito” Cordero, Cecile Molina, Migdalia Luz Barens, Carolina Caycedo y Edgardo Larregui.
“Si participas te tomas un riesgo, pero a la misma vez te das a conocer en el mercado internacional y esa era nuestra intención. Es algo que tienes que hacer sin pensar en si vas a vender o no. Uno paga un dinero para mercadear su espacio y en eso hicimos muy buen papel”, resalta Ruiz.
Constatar que están “al nivel de otras galerías del mundo” les brinda “confianza y motivación”. “Presentamos arte de calidad”, enfatizó la galerista.
“Para nosotros fue una gran oportunidad de exponernos a los ojos del mundo. No vendí nada, pero me pidieron mucha referencia de artistas como Imel Sierra y Tony Bechara”, destaca Sylvia Villafañe, propietaria de Galería Petrus, que asistió a Scope Art Fair con la colectiva “Happiness: From Chaos to Precious” que reunió a los antes mencionados así como a Bernardo Medina, Bobby Cruz y Liliana Porter y que perseguía atraer atención hacia la Isla como país productor de arte.
“Es un gran sacrificio para una galería hacer esto en este tiempo, pero es la mejor manera de entrar al mercado internacional”, opina Villafañe quien conoció nuevas caras en el mundo del arte.
Dice que resulta cuesta arriba asistir ya que la galería asume el 80% del gasto. “Contando pasajes, estadía, dietas, alquiler de espacio, transportación, empaque y seguro de las obras, promoción, anuncios en revistas especializadas y personal extra para atender el booth la suma llega a $35 mil”, revela sobre la asistencia al evento al que además acudió Arte Foundation, entre otros.
Aunque reconoce que el movimiento de venta fue “bastante lento” y que vio muchas obras siendo empacadas de regreso a casa, quedó encantada “con la feria y con lo que puede ofrecerle al arte de Puerto Rico”. “Hay que estar allá. Tengo compromiso con Scope para Art Basel Suiza y estoy considerándolo totalmente”, declara Villafañe.
Palabra de artista
Melvin Martínez estuvo con la galería Yvon Lambert en Art Basel Miami, feria donde también se vio producción de Enoc Pérez y Allora & Calzadilla, entre otros.
“Sí, mi booth vendió y me fue bien”, acepta Martínez, “no había muchos coleccionistas que llegaran en sus jets, pero llegaron otros además de curadores y especuladores. No vi muchos coleccionistas europeos, pero sí hubo más latinoamericanos”.
Tanto se especuló sobre el fin de la burbuja del arte que, según Martínez, la ansiedad era evidente cuando se abrieron las puertas. “Parecía como si estuvieran jugando a chico paralizado: estaban a la espera”, recuerda.
Ángel Otero, reciente ganador del Annenberg Fellowship, aún está “pasmao”. Su exhibición en solitario en la feria NADA con la galería Kavi Gupta, vendió todas sus piezas en la noche de apertura. Los precios oscilaban entre $5 mil y $15 mil.
“Era mi primera vez en una feria y la experiencia fue bien chévere. Pero no sólo yo vendí, otros artistas también vendieron todo en su apertura. Conocí coleccionistas boricuas que me felicitaron, pero como llegaron tarde no pudieron llevarse nada mío”, subraya el Otero.
Su galerista, Gupta, manifiestó a la publicación digital www.theartnewspaper.com que “las personas quieren ver trabajos de calidad de artistas jóvenes realmente buenos, a precios accesibles y eso es lo que traje”.
Karlo Ibarra disfrutó el espíritu que reinaba en Photo Miami 2009.
“Nos fue bien porque la estética de esa feria es bastante similar y lo que presentamos fue bien diferente. Presenté dos vídeos y se acercaron muchas personas de Europa a preguntar porque conectaron con el trabajo”, dice sobre piezas como “Aspiraciones” y “Crossover”.
Ibarra considera que el consumidor fue menos tímido. “La gente asumió la crisis económica y creo que están pensando que la última la paga el diablo”, opina.
“Fue bueno estar en NADA porque es un puente para luego llegar a Basel”, comentó Christopher Rivera, quien acudió con Galería 356, “lo mejor fue que mi trabajo (la serie “Fighters”) lo compraron personas que desconocían mi obra. Lo importante es darlo a conocer”.
Cecile Molina se estrenó en la feria Scope Art Fair con su instalación “Rainbow Antroposeo”. “Yo pienso que el feedback fue fenomenal. Había coleccionistas de Londres, Miami y Latinoamérica interesados en la propuesta que presenté. Espero que lleguen las invitaciones”, culmina igual de esperanzada que sus pares.