When Museums Lie: Las mentiras de Miyuca, El MAC y los Marchantes

Pintura por Pamela Baez


María Emilia Somoza...de tal palo...


Marianne Ramírez...tal astilla...
(fotos del Vocero)


#1. Lo Peor y lo Ridículo del 2008: Miyuca, su legado con olor a pescao abombao ( y como sin querer queriendo logró destapar la olla de grillos anti-ética en la que se encontraba inmersa nuestra Cultureta por décadas y décadas.


Miyuca La Muda y su Junta de Goma mintieron todo el tiempo sobre el dinero: el MAC nunca cerraría, solo querían más chavitos del gobierno. Digo, después de 24 años en un corral privado se le hace difícil a cualquiera enfrentar la realidad de la globalización en un país en quiebra.

Junto a Miyuca La Muda estuvo todo el tiempo conectada, a pesar de "trabajar" para la directora Lourdes Ramos del MAPR, Marianne Ramírez, quién fué escojida bajo la Dedocracia de Miyuca para tapar la ineptitud fiscal. Marianne tuvo su oportunidad para decirle no a la doña, ya que una vez Marianne formó parte del equipo MAC --era curadora no oficial con título de coordinadora de Servicios Educativos. Como parte del equipo también fue participe protagonista de uno de los escándalos más patéticos en nuestra historia cultural.


Junto a la tramoya de Miyuca con De Castro Font ( ahora en la cárcel federal) Rafi Trelles apareció vestido de ladrillo. En esa tarima pública y tacky se trepó Edgar Luiggi, el esposo de la curadora del MAC que aceptó el premio en metálico sin calentura en la cara. Era el retrato del absurdo, el pasado corrupto del MAC abogando por un nuevo comienzo, pidiendo, rogando, casi llorando por ayuda a los legisladrones para chupar más de la teta gubernamental.

Seriamos inocentes en pensar que la primera conversación sobre el MAC en el Senado se dió a consecuencia de la marcha. (Por si acaso pregunten a Margarita Ostolaza, Sila y a Font). El MAC se fué de Sagrado porque Sila necesitaba su museo "Popular," uno antagónico al MAPR de Rosselló. El MAC no rompió con Sagrado (donde la renta era GRATIS) por escasez de espacio ni facilidades.

Esa movida junto  al invento jíbaro de construir un costoso techo de cristal a 'la Louvre (el cual Otto Reyes no regaló -nadie trabaja de gratis) dejó a esta institución corta de fondos para pagar nómina y no para mantener la colección, ni para comprar arte, ni para hacer exposiciones, ni para elaborar un sistema de archivo digital. Recuerden, una vez más que los artistas lo tenian que pagar todo y la colección se compone de donaciones no editadas y no de un fondo permanente de compras. (Aunque es importante recordar que el MAC si había dado chavos para adquirir piezas de Luiggi, la Miyuca misma y su compañera, Noemi Ruíz Piezas pagadas por default con fondos públicos).

Mientras los caudillos con hambre marchaban como disfraces de bohemios cincuentosos en chancletas por San Juan,  Margarita Fernández no soltaba prenda a los jóvenes en las "Jornadas" de supuesta transición, jornadas que habían sido detenidas meses antes por la misma Miyuca. Jornadas que incluían a otros participantes como Joel Weinstein. Las "Nuevas Jornadas" en las que se sembró a Rafi Trelles estaban diseñadas para callar al CAC, calmar a la prensa con una falsa percepción de trabajo, dormir a los jóvenes y para ahogar los reclamos de toda la escena de que Miyuca renunciara.

Pero todo estaba planchao

Margarita Fernández velaba la guira y trató de desacreditar a la única persona limpia en el MAC, la curadora y artista Brenda Torres, metiéndole en su casa un motín disfrazado de foro de feministas (que no saben nada de arte) para que atacaran su exposición Feminismos. Todo estuvo muy bien premeditado. Días después Brenda Torres le decía adiós al Museo por el cual regresó a Puerto Rico. Brenda trabajó de verdad, tendió puentes de diálogo y presentó a una nueva generación una nueva visión de la colección raquítica.

Meses después Margarita curó su propia exposición de arte Feminista en el Museo de las Américas.

...que casualidad...

Durante el anticipo a la refriega de los reclamos públicos por parte del grupete del MAC, salivando bajo del techo de cristal, estaban el arquitecto/coleccionista Penepé Otto Reyes y su art consultant/dealer/crítica/curadora/política/museógrafa/miembro de juntas de museos/publisher/educadora/art appraisal/relacionista pública/directora de la AICA-PR/ganadora de un plátano de oro y la responsable de que muchos profesores temporeros del Sagrado desaparezcan: Adlín Ríos Rigau. Estos dos, al oler la sangre de Acevedo Vilá, tuvieron la gran idea de montar una expo de su colección (la de Otto editada por Ríos) en el Museo en el que ambos han servido en diferentes facetas y como miembros de Junta a pesar de ser un acto tan... y tan y tan anti-ético y moral. La razón real por la cual se tiraron la maroma es para subirle el valor a sus obras. En el momento en que una obra de un coleccionista es comprada y exhibida en un Museo, su valor de triplica. Con ese valor abstracto el coleccionista X puede sacar prestamitos grandes.

Otros han dicho que la razón del evento era para hacerle la camita a Fortuño. Una vez, años atrás, Adlín y Otto fueron los darlings de Rosselló. Pero parece que La Fischler se tenia un truco debajo de la manga.

Al final todos los envueltos en la tramoya del MAC salieron bien:

a) Los marchantes ni los artistas no se dieron a respetar y siguen asistiendo al MAC.
b) En Puerto Rico no hay consecuencias para nada. 
c) El pueblo no se ha enterado que todas esta tramoya se hace con fondos públicos.

En la isla de las tribus es visto con buenos ojos que el arte se ensucie con la política partidista. Los artistas son fichas de juego, no son los protagonistas. Los que marcharon no importan ya; el MAC, su evolución y los reclamos de todos los grupos sociales, los blogs y la prensa independiente que abogaron por un cambio y prácticas éticas en el Museo no importan ya.

Miyuca, con su actuación de viejita al borde de un ataque de corazón y de víctima ante la prensa- el mismo show de hace 24 años porque ella siempre se ha cantado de "viejita"- consiguió su plan de retiro, el que se disfrutará junto a su compañera, también miembro de la Junta del MAC y la que tuvo una restrospectiva pagada en parte con fondos públicos. By the way, solo en Macondo un director de un "Museo" puede estar 24 años en la dirección. Increible.

Un retiro de nada, un retiro de mantener batatas políticas en un establo privado...y los artistas marchantes...ya se olvidaron de la historia.