Ciao Circa 08!!!! por Carlos Rubén Rivera

artistas y editores de Trance Líquido Arnaldo Roman y Lilliam Nieves en el MAC


Enrique Marty


Jorge Navas en Altamira


Eleomar Punte en Lyle O. Reitzel


Admin Torres en Primer Piso



Ciao Circa 08!!!!

Por Carlos Rubén Rivera
Especial para el Box Score


Los pasados meses han sido cruciales para el arte contemporáneo de la isla. Tanto en el Box Score como en algunos de los principales diarios del país se ha tratado abiertamente el tema del MAC. Lo que aún no sabemos es si ha valido de algo o si las aún inamovibles autoridades del museo han decidido mirar pa’ otro lado.

Hace un tiempo estuve hablando con Miyuca sobre la situación del museo. Me empezó a hacer una metáfora, o una analogía, aún no sé bien, de un arbolito que sembraron en el museo y que se estaba muriendo, y cuando lo dieron por muerto, lo descubrieron un día con una hoja. De ahí en adelante el arbolito siguió echando más hojitas… El problema con el cuento de Miyuca es que no se sabe de qué manera interpretarlo… Es ella la hoja? No es ella? Se refiere a algo nuevo? A lo mismo renovado? A la acción? A la inacción? Fue por todo esto que pensé: Esta señora nos supera… Y digo aquí abiertamente que esta señora, con sus años y todo, debe quedarse donde está porque no seré yo quien entre a su oficina, la mire a los ojos y le diga: Miyuca, cortamos el arbolito!!

Dentro de este marco del MAC y los crecientes problemas económicos de la Isla, se celebró Circa, que evidentemente y para ir directo al grano estuvo mejor que las ediciones anteriores. Aquí en el Box Score, y por primera vez con comas y acentos, reseñamos lo mejor y lo peor de Circa.

Un uno y uno de lo mejor y lo peor de Circa

Bueno
1. Con la excepción de Carmen Correa, las galerías de Puerto Rico cumplieron con el cometido de estar a la altura de muchas de las experimentadas galerías internacionales. La Galería 356 sentó las bases de lo que significa aprovechar el espacio para presentar la mayor variedad posible de trabajos y artistas.
De igual forma, Walter Otero presentó gran cantidad de obras, incluyendo una escultura de Fabián Marcaccio, “Naturaleza Muerta”, que consistía en una mesa sobre la cual se encontraban diferentes alimentos en descomposición. Una vez más, (de acuerdo a su dealer), las obras, de Quintín Rivera-Toro se vendieron como pan caliente, lo que demuestra una de dos cosas: o los coleccionistas compran todo lo que hace Quintín, o "El principito" le cambió la vida a muchos en sus años académicos. Lo que sí queda claro es que Quintín es el nuevo Martorell. (En hora buena, campeón!!)

Por último, la Galería Primer Piso, sorprendió con el trabajo de artistas emergentes como Admín Torres y Gerardo Vega, además del siempre polémico Rafi Claudio.


Malo
1. La gran cantidad de galerías alemanas, aunque en su mayoría presentaron muy buenos trabajos, responde a un estudio “por encimita” y chapucero, por parte de los organizadores, de las últimas movidas que hicieron los coleccionistas de la Isla. Aunque es difícil precisar una razón por la cual las miradas de estos coleccionistas apuntan hacia Berlín, lo cierto es que, una vez más, el escogido del comité se mueve a la par con las tendencias del mercado local más que por traer variedad.

Bueno
2. La mayoría de las galerías internacionales de esta edición apostó por traer arte de fácil venta, que no fuera tan atrevido como para desagradar ni que perdiera su valor útil para la decoración. Sin embargo, galerías que se atrevieron a presentar propuestas variadas en contenido e inclinadas a impactar.
- La mejor galería de Circa '08 lo fue la Witzenhausen, de Ámsterdam, cuya muestra cargada de morbosidad y violencia no dejó de ser hermosa, pues en cada una da de las obras de los diferentes artistas se presentó al ser humano en sus condiciones más duras de lucha, controversia, frialdad y desmejoramiento físico. Entre sus obras cabe señalar las muestras de Enrique Marty, muy conocido ya a nivel internacional por su característico tétrico trabajo.
- En segundo lugar y de manera similar, la galería Altamira, de Gijón, España, sorprendió con la serie “La necesidad del ser” del artista Jorge Nava. La muestra consitió en varias fotografías alteradas e intervenidas de caras deformes, cual si fueran monstruos
- Galerías presentaron trabajos derivados de la cultura popular, como es el caso de Hardcore Art Contemporary Space (EE.UU.) con la instalación de una repostería con bizcochos de personalidades y famosos realizados por Jonathan Stein (un wow por Iris Chacón); la galería Lyle O. Reitzel (Rep. Dominicana y EE.UU.) presetando la obra “Cazador de sueños” de Eleomar Puente; las obras abstractas del artista Judy Millar en la galería Hamish Morrison; la galería Katharine Mulherin Contemporary Art Projects con pinturas de personajes tétricos y enfermos de Shauna Born y Kris Knight; y la galería Caprice Horn (Alemania) con Mitra Tabrizian, Martin Heinig y Ana van Ginkel.
- Algunas galerías lograron ser grandes revelaciones, como lo fue la recién creada Point of View Gallery de Nueva York y sus muestras fotográficas. Por otra parte, y como era de esperarse, sobresalieron las muestras de las galerías Schübbe Project (Alemania), presentando las obras de Li JiKai; brut.undspiele (Alemania); y Contemporary Fine Arts con las impresionantes obras abstractas de Jonathan Meese. También hay que destacar la valentía de Space Other (Boston) por presentar obras que difíciles debido a los materiales utilizados en las mismas, que iban desde plumas de búhos hasta papa majada.

Malo
2. Los trabajos de algunas de las galerías resultaron ser aburridos y el mal uso del espacio imperó en muchas otras.
- Espacio Líquido (España) con los dibujos frivolos de personalidades de la farándula, incluyendo a los príncipes de Asturias, de Diana Lavrea.
- Por otra parte, las galerías Federico Ludger (Italia), Museum 52 (Londres) y Air de Paris (Francia) parecian defraudar ya que el público no se aventuraba a entrar en el cubículo.
- De igual manera, otras galerías que no estuvieron a la altura, lo fueron Moti Hasson (NY) con una serie de dibujos de maleta y collages aburridos de Pablo Helguera, y la galería Blow de la Barra (UK) quienes hicieron una juxtaposición de un rifle construido con tacos de billar, por Bubu Negrón, al lado un par de nalgas luciendo un “g-stro” rosado por un artista del que no recuerdo su nombre. Una imagen trillada dirigida al estereotipo del machismo latino y boricua en pleno siglo 21.


Bueno
3. Las actividades fuera del Centro Convenciones fueron otro de los aciertos de Circa 08. Los diferentes "after- parties" que se celebraron lograron poner a bailar tanto a coleccionistas como artistas y resto del público asistente. Fue el momento y el lugar perfecto para el intercambio de ideas. Por otra parte, las actividades realizadas en los Circa Labs fueron otro punto a favor, pues dieron una alternativa a la comercialización que se podía encontrar dentro del Centro de Convenciones.

Malo
3. Los costos de las obras presentadas en las galerías de Circa 08 siguen aumentando. Todos los años nos seguimos enfrentando a la triste situación de ver cómo una elite con poder adquisitivo se convierte en la razón de ser de una feria que debería servir, no solo a los coleccionistas ricos, sino al público general. Pues, si bien es cierto que los artistas necesitan vender sus obras para poder vivir, también lo es el hecho de que cada día nos alejamos más de lo que origina al artista, una necesidad por expresarse a través de lo que se conoce como "arte."

Rectus-Pectiva por Dr. Pitt von Pigg







RECTUS – PECTIVA
(Relato)

Por: Dr. Pitt von Pigg Ph.DDD



El mundo del arte tiene sus momentos desalentadores pero también tiene sus momentos gratificantes. Sucede que en una de mis visitas durante el festival de Circa, en su último día, me encontré con uno de estos artistas jóvenes – cuyo nombre debo alterar para no caer en el vicio del chisme – de nombre Johnny Le Fontain. Johnny se me acercó con esa actitud oronda pero a la vez decadente con la cual estos chicos fans míos se me acercan cada vez que me ven por alguna calle, saguán o crack house, y me dijo; “doctor, ¿puedo hablar con usted un ratito, you know?” A lo que le contesté: “Shure, why not!” Luego de dar un último vistazo por el garaje de pulgas junto a Johnny, salimos en su BMW hacia el Viejo San Juan. Allí Johnny parqueó en la calle Norzacaray y nos dirigimos al bar La Esperanza – garita fantástica donde los ya decesos Agustín Larga y Sylvia Remach se inyectaban morfina y fumaban ghangy allá para la década del 40. Esto lo recalco porque los nenes de ahora se creen que se meten de la verdadera cuando en verdá verdá nosotros los ya pasaditos de los 60 somos los verdaderos papases y mamases de la generación ‘0’. Nosotros eramos pues de la llamada generación ‘why not?’.

Ya dentro de la barra nos sentamos al fondo del pasillo. Johnny con una cerveza y un palo de whiskey Pappa Ganger, y yo con mi chichaito. Y empieza Johnny a contarme del caso. Sucede que el Museo de Arte Posmoderno de Puerto Rico-USA (PIMAMPRUSA – por sus siglas en inglé) , pero que los chicos anarquistas intelegtuales de la UPR y la EAPSJ le llaman MAMPRIOLA de forma jocosa y burlonsita, anunció en el periódico El Nuevo Guelbo que habían espacios disponibles para exponer arte. Este oportunidad formaba parte del Programa de Artes Pederastas, fomentado y auspiciado por la Cuban American Mafia Program For Future Republicans (CAMPFR – por sus siglas en inglé). El comunicado, según Johnny, decía: “Space available for the exposure opportunity and commonwealth of the new comers in the field of the Arts, whatever that may mean.” Johnny pues, tenía en su resumé todos los requisitos. Arrancó la página del periódico, llenó la solicitud y la envió por correo a nombre de la oficina de la directora , la doctora Lucrecia Rossetta de Rottela, afamada concedora de las artes insulares y miembra de la Whip of Cream Club (WCC – por sus siglas en inglé). A la semana o dos Johnny recibió contestación de que yes, le ivan a dar un espacio para el verano próximo, y Johnny estalló de alegría. Rapidamente empezó a encocarse, dígo, a organizarse y comenzó a preparar las piezas que constituirían la expo. Ello debía incluir ejemplos de todo los medios donde había expresado su vasto talento, esto es: 30 fotos digitalzadas, 42 esculturas en papier maché, 24 pinturas en acrílicos y 200 dibujitos en magic marker y crayolas de color. Se vistió bonito y fue a la entrevista ya programada por la curadora del Museo, la doctora Mother Mary Lambert, mejor conocida como ‘Mammi’. Ya, en el vestíbulo del local Mammi lo dirigió a la oficina de la doctora.

En este punto, Johnny pidió otro round de cerveza, whiskey y chichaito, y empecé a notar cómo, a medida que Johnny hablaba los ojos se les ivan aguando, como si quisiera llorar pero aguantao. Y ésto fue lo que Johnny me contó que se sucitó ya dentro de la oficina de la doctora Rossetta de Rottela. Artista al fin, de agudo fijamiento en los details, Johnny me dijo que la doctora era una mujer de apenas 4 pies de estatura, cuyos taconsitos de estileto quedaban guindando desde una butaca churrigueresca de formas leontinas, supuesto adefecio de coleccionista donde el gobernador de PR, el Conde de Girasol posó sus suculentas nalgas allá para el siglo XVIII. La decoración de la oficina semejaba un dungeon medieval y sin ventanas pero donde el aire acondicionado estaba a todo gender como para congelar huesos. Bueno. Johnny tocó la pared de piedras ciclópeas pero para su sorpresa eran hechas de plástico. Mmmm. La doctora se dirigió a Mammi y con ronca pero melódica voz le pidió que fuera de inmediato a buscar los utensilios. Enseguida Mammi se escurrió por la puerta de aldabas. Luego, mirando profundamente a los ojitos de Johnny, dijo:

-LRR: “Acércate. No tengas miedo. ¡Sentate bambino! Estudiamos su Corriculum Vitae y debo afirmar que nos fascinó, y en especial las esculturas de papier maché. Nos gustaron mucho porque se parecen a los cabezones de la Calle San Sebastián, y todo lo que se parece a, es aceptado por la junta del zanedrín. Good. We like you. A la señora Durel no le gustaron los dibujos de crayolas porque dijo que parecían copiados pero yo le dije que hoy en día lo copiado también es aceptado. Lo único que no aceptamos es todo aquello que se salga del mainstream y pueda ofender al gusto popular.”

-JLF: “Ay, gracias doctora. Estoy tan tan tan tan agradecido de que este prestigioso Museo acepte esponer mis humirdes trabajitos. Sabe, yo estaba pensando en una retrospectiva, ya que llevo algunos cuatro añitos sin exponer ni papa y usted sabe lo difícil que es encalambrarse en este mundo de las bellas artes. Imagínese, exponer donde han expuesto artistassss tan prestigiosos como Acocoa y Calzoncilla, Jorge Petto, Carmelo Filigrana y Noemí Peluzza de Camp, es para mí un verdadero verdadero verdadero placer.”

-LRR: “Ok. ¡Basta de jilipolleses y lambeculadas! Vamos al grano. ¿Leyó usted bien todos los pormenores de la exposición?

-JLF: “Sí señora.”

-LRR: “¿Hasta las letras chiquitititas?”

-JLF: “Sí señora. Todo lo leí.”

-LRR: “El Kool-Aid lo ponemos nosotros. Las mesas las pone usted. Los manteles y los quesos los pone el Museo. Los meseros los pone usted. La luz y el agua la pagamos nosotros. El vino y la coca-cola y el hielo y la champaña la pone usted. Las paredes las ponemos nosotros. La producción de los opúsculos y las invitaciones los pone usted. La lista de invitados y coleccionistas y el parking lo pone el Museo. El comunicado de radio y prensa lo pone usted. El fotógrafo y el video lo pone usted. ¿Entendido?”

-JLF: “¡Perfecto!”

-LRR: “Pues bien. Ahora viene la ininciación.”

-JLF: “¿La ininciación?

-LRR: “Pues sí que sí. ¿O creía usted que las oportunidades en la vida son gratias, así como sale el sol toditos los días?”

Y diciendo esto la doctora brincó de la butaca y pegó un grito ensordecedor que hizo que las paredes de bloques ciclópeos de plástico vibraran vivrantemente, y los tímpanos de Johnny se extremecieran.

-LRR: “¡Mammi!...”

...y entonces Mammi entró de repente, como si estuviese pegada al exterior de la puerta esperando a ser llamada.

-MML: “¡Mande!”

-LRR: “¿Los utensilios?”

-MML: “¿Usted dirá ‘los aparatos’?

-LRR: “Aparatos, utensilios. ¿Qué carajos importa cómo le llames? Terminemos ya con esto, que hay otros elegidos por atender y mi tiempo es corto. ¡Cierre la puerta, ponga la música, atenue el dimmer y despliegue los... aparatos sobre la mesa! Proceda”.

En este punto de la conversación, y ya en llanto, Johnny se cubrió la faz y me dijo: “Ay doctor doctor doctor doctor... hay cosas en la vida que uno quisiera desaparecer. Quiero decir, desaparecer la cosa y desparecer uno mismo”. “Johnny, Johnny”, le dije. “Deja el lagrimeo y desembucha. Hay veces en la vida que los verdaderos hombres tienen que tragar y tragar sin poder exputar, pero desembucha ya que me está comiendo la, la, la curiosidá, ¡niño, please!”. Y Johnny prosiguió contando.

Mother Mary sacó de un maletín de cuero curtido un pote de manteca de cerdo Grisgow, un consolador de 12” color rojo plegado a un cinturón de alpinista, unas esposas de hierro y por último pero no menos importante, un hueso de goma. Todo lo puso sobre el escritorio. Entonces Mother Mary le cubrió la vista a Johnny con un pañuelo negro que amarró muy apretadamente alrededor de su cabeza. Disminuyó la intensidad de la luz. Puso la pieza musical de Iron Man de Balck Sabbath a todo volumen y cerró la puerta con una aldaba de acero fruñido. Entonces lo mandaron a bajarse los pantalones y los jokies hasta los tobillos, le pusieron el hueso de goma en la boca, lo doblaron apoyado sobre el escritorio churrigueresco y alguien, supuestamente la Mother, le embadurnó el ojo del ano con la manteca luego de haberle esposado las manos hacia atrás con las esposas de hierro. Al otro lado de la oficina la doctora Rossetta, parada en aris con sus manitas manicuradas posadas en las caderas, ordenó a MM colocarle el cinto con el monstruoso artefacto de martirio y dijo locuaz y sardonicamente:

-LRR: “Ahorita mesmo va a ver usted lo que es una ... ¡RECTUS-PECTIVA!”

-JLF: Escupiendo el hueso, exclamó: “¡Peroperoperopero yo pensé que le dije que se trataba de una, que yo quería una, que yo pedía una retrospecti...”

-LRR: “Ah, por eso le pregunté que si había leido las letritas chiquitititas. ¡Mammi, pónle el hueso de vuelta a este maricón que ahora va aver lo que siente una mujer violada! Espero que después de esta... ¿ininciación?, no vuelva a ser usted el mesmo. De hecho, va a caminar diferente.”

La maldita y proxeneta y alcahueta de la chupacabras de Mother Mary se reía y se reía a carcajadas diciendo: “Oh Lucy, you are one of a kind!”, cuando...

AAAAAAHHHHHHHHHHHH-IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII! POP!

Desflorado para siempre y con el óculo cuan si dona del Donkins Doughnut, el pobre de Johnny salió quebrado. En el Hospital Aullido Mutuo le tomaron 7 puntos de sutura. Estuvo una semana sin poderse sentar.

Pero...

Salimos del bar a eso de las 2:00am. Yo tendí mi brazo derecho alrededor del los huesudos hombros de Johnny y le dije: “No te preocupes. El éxito tiene su precio. Yo también he mordido el hueso... Al menos hemos tenido nuestros 15 minutos de fama.”

Y Johnny me miró con ojos de lagarto muerto, y me dijo: “Usted dirá 15 minutos de ...
Fue una experiencia tan desagradable que... Quizá es cuestión de acostumbrarse. You know.”

Caminamos juntos hacia el BMW.