Galerias Cerrando por Carlos Rubén

Es hora que tomen una posición fuerte, definitiva. Es hora de tener valentia y apoyar al país que le da sus habichuelas. Si pueden soltar en Miami, en Alemania, en Standard y Kordansky  aquí también. La bola esta en su cancha.

Tremendo artículo por Carlos Rubén Rivera en Primera Hora. No es negativo, no toma posiciones a favor ni en contra, no es de chismes, le da espacio a los galeristas a expresarse:




La plástica - Primerahora.com 9/15/09 2:01 PM

http://www.primerahora.com/noticia/cooltura/vive_a_tu_manera/la_plastica/148053 Page 1 of 2


La plástica

jueves, 17 de enero de 2008


Carlos Rubén Rivera / Para Primera Hora

Hace ya unos años, escuchaba

a , Arturo Dávila, profesor de Historia del Arte, pronunciar una hermosa frase cargada de ironía: “Hay que

reconocer el verdadero valor de lo ‘inútil’”. Con ella, se refería a aquel que dedica su vida al arte. De igual

modo, minutos antes de la apertura de su exposición en el MAPR, el artista plástico Domingo García me

decía que “nadie está pendiente de que hace falta un cuadro; están pendientes de la supervivencia”. Y es

que dedicar la vida al cultivo de las artes no es, precisamente, la actividad más práctica, sino que responde

a un interés de realización personal que poco tiene que ver con lo material.

No obstante, es un hecho que para poder cumplir con sus responsabilidades y necesidades económicas el

artista debe recurrir a vender su obra. Generalmente, en esta gestión de venta, participa un galerista como

intermediario entre el artista y el coleccionista de arte. Desde hace dos años -debido, principalmente, a los

problemas económicos por los que atraviesa la Isla-, varias galerías han tenido que cerrar sus puertas. Esto,

a su vez, ha obligado a los artistas del patio a buscar otras alternativas para poder subsistir en su profesión.


Galerías que cierran sus puertas

Para el 2005, la escena artística tuvo un auge muy prometedor. Fueron varios los locales que se abrieron

tanto para la exposición de arte como para otros tipos de actividades de interés cultural. Sin embargo, con

el cierre de varias galerías y espacios artísticos, el panorama actual no es el mismo.

Entre estos espacios, podemos nombrar la Casa del Arte, en donde, desde hace dos años, no se han visto

exposiciones. De igual forma, Punto Gris dejó de tener su espacio físico y actualmente sólo opera desde una

oficina a través de la que vende arte fuera del país. Por otro lado, La galería La Pintadera, antes una galería

de dos pisos, ha reducido su planta física a un sólo nivel.

A esta cadena de clausuras se unió, hace poco más de un mes, la galería Comercial.

Cabe detallar que hay otras galerías que, aunque cuentan aún con su espacio en la Internet, su actividad en

el mundo del arte, más allá de ese espacio cibernético, es inexistente. Éste es el caso de las galerías

Canvas, Khroma y Cr3ma. De igual forma, hemos visto cómo otros espacios alternativos han tenido que

cesar sus operaciones. Entres éstos figuran, Jaras Café -en el Viejo San Juan y donde se acostumbraba a

hacer actividades culturales- y, recientemente, el Café Seda, otro local dirigido a las artes, que también

ubica en el casco antiguo.


Las razones de un evidente desmejoramiento

Son muchos los factores que se pueden dar para que haya un desmejoramiento en la venta de obras en las

galerías. Para Michele Fiedler, de la Galería 356, la razón principal para el cierre de las galerías “es por la

economía del país. La gente aquí tiene la disposición de comprar, ellos quieren comprar, y por eso vienen a

las actividades. Viene gente que colecciona arte y que siempre ha aportado, pero son más cautelosos

porque la situación económica, en general, no es la mejor”.

Otra posible razón, según Fiedler, es “que somos un país pequeño, que tiene muchos y buenos artistas.

Pero, quizás el público que consume este producto, que es más bien un producto de lujo, no es tanto como

el que apoya, por ejemplo, el cine”.

Además de esto, “hay mucho coleccionista que está comprando afuera porque ya tienen mucho arte de los

artistas de aquí”, comentó Fiedler. La galerista también señaló que el arte se ha globalizado y que tanto la

Internet como las ferias de arte en Miami y Nueva York, entre otras, contribuyen a que los coleccionistas

busquen arte en el extranjero.

Por su parte, Carlos Rivera, propietario de la galería Raíces, en Santurce, indicó que, además de la

economía del país, hay un problema distinto que les aqueja desde hace un tiempo. “En Puerto Rico hay

mucho especulador en la calle, vendiendo arte sin tener los conocimientos. Entonces, las personas que

pueden comprar arte tienen poco tiempo para ir a las galerías y lo que hacen es que les compran a esos

especuladores. Esta gente no está orientada y tampoco puede orientar a los clientes. Son personas que no

en lleva treinta años como galerista.


Posibles soluciones

No cabe duda de que el arte parece ser un “producto” para el disfrute de una elite. Esto, debido al alto costo

de las obras. A la postre, podemos señalar que hasta que el arte no sea asequible y expanda su público, no

va a obtener una mejoría económica notable. Sin embargo, algunos galeristas parecen estar buscando

soluciones.

“Yo entiendo que los artistas se deben unir, como mismo hay uniones entre abogados, maestros, ingenieros.

Pero, a veces, los artistas sólo están pensando en crear y es hora de que se unan, pues a la larga ellos

también salen afectados”, señaló, además, Carlos Rivera.

Por otro lado, Michele Fiedler apunta a la expansión del alcance de las galerías como solución ante el

problema económico y el cierre de éstas. “Poder vender fuera de la Isla es lo que va a mantener a las

galerías del país funcionando, pues uno tiene otro mercado de otros países que están económicamente

mejor en estos momentos. Yo creo que toda galería debería tratar de salir (de la Isla), buscar un público

más amplio. Las ferias son costosas, pero son importantes, ya que atraen mucho público y ayudan a la

difusión. También, se puede poner una página en Internet, dar tu trabajo a conocer”, dijo.

Otra solución que brinda Fiedler es abaratar costos. “Nosotros hemos tenido que hacerlo, aun cuando no

tenemos planes de cerrar. Sin embargo, lo hemos hecho para tratar de llegar al público, conscientes de que

la economía no es la mejor. También, hay que mantener buenas exposiciones y ser estable en la calidad del

arte que uno enseña. Todo eso puede mantener una galería abierta”, concluyó.